Villa Regina

El gobernador Alberto Weretilneck publicó un videó en el que abordó las preocupaciones económicas que enfrenta la provincia a causa de la política económica del Gobierno nacional y remarcó: “Ni la inflación, ni el aumento del costo de vida, ni la pérdida del poder adquisitivo de los salarios pueden atribuirse al Gobierno de Río Negro”.

Subrayó que en los últimos meses aumentó un 71% el costo de vida y la caída en las ventas ronda el 27%.

“Toda esta situación afectó y afecta los ingresos de los trabajadores, pero también los ingresos de la propia provincia. Nuestra coparticipación nacional cayó un 14% en términos reales en este tiempo y Río Negro ha dejado de percibir desde diciembre hasta aquí $34.042.644.000, es decir, hemos perdido una suma idéntica a lo que significa el pago de salarios de un mes”, explicó Weretilneck.

En relación a los empleados públicos, resaltó que “entiendo que los sueldos no alcanzan, entiendo que todo esto que ha sucedido en el último tiempo ha deteriorado enormemente los salarios de los trabajadores públicos. Pero quiero decirles también a los empleados del sector salud, no esperen respuestas milagrosas porque no las va a haber”.

En ese sentido ratificó que del mismo modo que se viene haciendo desde que comenzó la gestión, en las próximas horas se convocará al diálogo: “Vamos a escuchar y vamos a tratar de brindar respuestas, pero tengo una obligación y una cuestión moral, que es tratar desde el punto de vista salarial a todos los empleados públicos de la provincia de la misma manera”.

“No voy a firmar aumentos salariales que la provincia de Río Negro no pueda pagar. No voy a ser el responsable que la provincia quiebre, como pasó muchísimos años atrás y que significó para los trabajadores públicos y para el pueblo de Río Negro un dolor y una tristeza muy grande”, advirtió.

Por último, hizo un anticipo por lo que vamos a vivir: “Van a ser meses muy difíciles, meses muy duros” y reiteró que “vamos a dialogar, vamos a hablar, vamos a escuchar, vamos a tolerar. Pero quiero que sepan que la situación es muy difícil y que las posibilidades que este gobierno provincial tiene de acceder a los planteos, a los reclamos de algunos y algunas trabajadores de la salud pública están lejos de poder ser atendidos por este gobierno”.