Villa Regina

El intendente de Villa Regina Luis Albrieu se expresó frente a lo que fueron los reclamos que llevaron adelante los gremios en las puertas del corralón de Obras Públicas y la que definió como “sumamente delicada situación económica del municipio”.

En la mañana previa a la reunión pautada con el gremio ATE, a desarrollarse hoy a las 17 horas en el Municipio, brindó diversas entrevistas en medios de comunicación. En el dialogo mantenido con LCR detalló que el miércoles pasadas las 19 horas entre 10 y 15 personas del gremio ATE se instalaron en las puertas del corralón impidiendo la salida de los camiones recolectores de residuos.
Situación que mantuvieron toda la noche hasta que cerca de las 10:00 horas del jueves se inició la salida de los vehículos.

El gremio requería en su reclamo una reunión con el intendente, situación que este mencionó aceptaba si se levantaba la medida. Siendo hoy a las 17:00hs en el edificio central del Municipio de Villa Regina, en el que se encuentre el mandatario local con cuatro representantes del gremio.

Por el impedimento de la salida de los camiones expresó que se redactó una denuncia en la justicia, la cual no prosperó al concretarse un acuerdo de reunión que destrabó la situación.

Este esquema de reunión con los sindicatos que ya oportunamente mantuvo con SOYEN y UPCN.

Fue contundente al expresar que en relación a los mas de 110 contratos no renovados con personas que se desempeñaban en el municipio de Villa Regina, es una medida irreversible.

Sumando que, en la gestión de su predecesor en la intendencia, Marcelo Orazi, este “contrató gente y dio aumentos que hicieron chocar al municipio».

Teniendo que recurrir para cumplir con el pago de los saberes a aportes del DPA en los últimos tres meses de mandatos. Teniendo el aval de la ex-gobernadora Arabela Carreras que con esto evitaba que se incendie una de las ciudades más importantes de la provincia.

Este desfinanciamiento conllevó a que para cancelar los saberes del mes de diciembre se debiera tomar un crédito de 60 millones de pesos del Banco Patagonia.

La situación económica del municipio a la que calificó como «sumamente delicada» la reflejó en números:

Manifestó que si hubiese renovado los contratos en su totalidad en el mes de febrero no podría haber pagado sueldo.

En concreto reflexionó que esta medida, que calificó como “dolorosa”, de no renovar contratos fue para sostener la fuente de ingreso de los demás empleados municipales y no dejar de prestar los servicios.

Sobre los trabajadores que no se renovó el contrato dijo que no fue porque su desempeño haya sido malo sino dentro de un régimen de ajuste en el municipio.
Que en el futuro, de mejorar la situación económica, podrían algunos volver a ser contratados.

Destacó que todas aquellas personas que le fueron renovados los contratos por ser de carácter esenciales, deben estos valorarlo.


Las medidas tomadas por el presidente de la nación, Javier Milei, conllevan a suprimir los aportes a provincias y municipios.
En una misma línea el gobernador Alberto Weretilneck, debió tomar una medida similar para con los municipios.
Por lo cual lo que a su criterio demandaría 6 o 7 meses para comenzar a reflejar resultados se extenderá una mayor cantidad de tiempo.
Dijo que en este contexto los salarios de los empleados públicos y parte del privado no podrán seguir el régimen de inflación. Lo que redundará en una disminución de consumo y por ende de recaudación por IVA, que se convierte en una baja en la coparticipación que recibirán los municipios.


Relacionado al pago de tasas planteó que no habrá descuento para los pagos anuales dado que en un régimen de inflación de cerca del 80% un descuento de este tipo de financia al municipio.