Villa Regina

En la mañana de este miércoles, Mauricio Garrido, delegado de UPCN, dialogó con InfoRegina Radio sobre temas gremiales vinculados a los ámbitos municipal y hospitalario.

En primer término fue consultado sobre si existe un Frente Gremial que participa de las negociaciones con el Ejecutivo Municipal que nuclee a los tres gremios, UPCN, ATE y SOYEM. En ese sentido, aclaró que su representatividad proviene del sector hospitalario y que en los últimos meses tuvo participación en las paritarias municipales, donde notó que en cierta medida se actuaba como un frente sindical.

“Como delegado de UPCN yo respondo a los lineamientos que nos marca el Secretario General Juan Carlos Scalesi y desde esta perspectiva no se oficializó un frente de este tipo. Más allá de este posicionamiento considero que no existe este frente porque además hoy el Intendente ha optado por llevar adelante reuniones con cada gremio en forma separada. El frente se rompió porque sino tendríamos que estar todos juntos”, dijo Garrido.

Sin embargo, consideró que “no es bueno que haya habido un retroceso porque con tres gremios si hay posturas diferentes, ¿quién decide? ¿Cómo sabemos qué es lo pide cada gremio? En nuestro caso, la postura que hemos llevado a las paritarias en los distintos municipios es un 40% de incremento y $70.000 en concepto de escolaridad”.

Consultado sobre la agresión física recibida por el Presidente del Concejo Deliberante Maximiliano Garré tras la apertura de sesiones por parte de un afiliado a ATE, a lo que UCPN no respaldó ni repudió. “Es difícil de explicar. Siempre vamos a estar en contra de un hecho violento. Creo que cuando uno es dirigente tiene que calmar las aguas. Nosotros nos expresamos en forma personal con quienes fueron damnificados, no lo hicimos mediáticamente. Esto fue uno de los puntos de inflexión en la relación con el Ejecutivo. Otro lo fue el reclamo en el corralón cuando aún se estaba transitando el plazo en el que se podía llamar a paritarias”, opinó.

Acerca si las reglas del juego cambiaron tras la asunción de Luis Albrieu, la respuesta fue determinante. “Si, muchísimo. En el momento de la no renovación de contratos hubo un quiebre. Él tomo una determinación que para nosotros fue absolutamente arbitraria que afectó a unos 75 afiliados a ATE, 18 de SOYEM y 21 de UPCN. Hoy el gremio mayoritario es SOYEM. Agrego algo más, cuando se revió la medida y se renovaron ciertos contratos, 8 fueron de ATE, entre ellos 3 delegados, 2 de SOYEM y 1 de UCPN. En ese momento nos planteamos, ¿cómo es esto? ¿Hay que enojarse?”, se preguntó.

“La manera en la que el Ejecutivo fue resolviendo esto y cómo llevar a cabo las negociaciones paritarias fue sin dudas una estrategia. El detonante fue cuando se tomó el corralón, en ese momento Albrieu empezó a dialogar con los gremios hasta lo que sucedió en el Concejo. Para mí, esto fue beneficioso para el Ejecutivo”, opinó.

Llevado a la órbita provincial y particularmente al ámbito de Salud, Garrido señaló que “en Villa Regina aún no hubo no renovaciones de contratos en el hospital. Se están revisando contratos, que este año será mes a mes. Considero que no es necesario esta revisión, pero lo relaciono con que quieren reducir personal aunque en el caso de Villa Regina falta personal en distintos sectores”.

“Sí notamos que hay muchos cambios que son necesarios, por ejemplo en seguridad”, dijo.

En cuanto a la situación del IPROSS, manifestó que “viene con un desgaste muy grande hace muchos años”.

“Hoy el hospital tiene una deuda de $38 millones entre medicamentos, comida, distintos insumos. Hay un arrastre de muchos años. El presupuesto que envía Provincia es de $2,5 millones por semana aproximadamente”, finalizó.